CEDESPAZ lanza una Campaña de reconocimiento a los Miembros Históricos de nuestro movimiento.

Pablo  Picasso (Málaga, 25 de octubre de 1881 – Mougins, Francia, 8 de abril de 1973).


Fue un pintor y escultor español, creador, junto con Georges Braque y Juan Gris, del movimiento cubista.

Considerado uno de los mayores artistas del siglo XX, participó desde la génesis de muchos movimientos artísticos que se propagaron por el mundo y ejercieron una gran influencia en otros grandes artistas de su tiempo. Incansable y prolífico, pintó más de dos mil obras supervivientes en museos de toda Europa y el mundo. En lo político, Picasso se declaraba pacifista y comunista. Fue miembro del Consejo Mundial por la Paz hasta su muerte el 8 de abril de 1973 en Notre-Dame-de-Vie (Mougins, Francia) a los 91 años. Está enterrado en el parque del castillo de Vauvenargues (Bouches-du-Rhone).

El compromiso político con la Paz de Picasso se inició con la guerra civil española y tuvo como preámbulo su nombramiento como Director del Museo del Prado. Cuando se celebró la Exposición Internacional de París en 1937 surgió la iniciativa de encargarle el mural Guernica que, junto con otras obras de Julio González, Joan Miró o Alexander Calder, se exhibió en el pabellón del gobierno republicano español.

Tras la guerra civil. Picasso era considerado como un enemigo del régimen, aunque con el paso del tiempo se fue aceptando su egregia significación artística, pero hasta entonces su obra era desconocida de forma directa y las exposiciones del artista se hacían esperar. Hasta 1964 el único cuadro de Picasso en las colecciones españolas fue Mujer en azul (1901), que el propio pintor no retiró después de haberlo presentado a la Exposición Nacional, por lo que fue olvidado en los almacenes del Museo de Arte Moderno. Aún así, para los jóvenes artistas Picasso se había convertido en un mito y un motivo permanente de atracción, aunque su influencia directa ya fuera escasa a partir de 1945.

Merece la pena citar las palabras que le dedicó Antoni Tàpies en recuerdo de su primer encuentro: “Le vi en 1950 cuando estuve en París con una beca. Picasso era para mí una especie de símbolo que en el aspecto político me explicaba lo que había pasado en este país, lo cual no estaba nada claro para los jóvenes, porque los vencedores lo tergiversaban todo. Tanto Picasso como Miró fueron quienes nos pusieron alerta e hicieron que nos empezásemos a preguntarnos algunas cosas… El ejemplo de Picasso me estimuló a estudiar la época de la República”.

La ocupación de Francia, donde residía, por la Alemania Nazi es el otro gran momento que despierta una profunda concienciación política y pacifista de Picasso. La afiliación de Picasso al Partido Comunista Francés a mediados de los años cuarenta, coincidiendo con la ocupación alemana y posterior liberación de París en agosto de 1944, fue un reflejo de las profundas convicciones pacifistas que, desde hacia tiempo, venían presentándose es su obra pictográfica.

Como parte de esta militancia en el movimiento de la Paz Picasso se convierte en uno de los principales impulsores de la celebración en París del “Congreso por la Paz” que se celebró el 19 de abril de 1949, y que fue el precursor del Consejo Mundial por la Paz.

El día de la apertura del Congreso por la Paz, nació su segunda hija, y decidió llamarla Paloma en  honor al símbolo que creó para los carteles que aparecían por todas las calles de París. Esta obra fue donada al CMP y actualmente sigue siendo el simbolo del mismo.

En 1951 fue elegido como miembro del Consejo Mundial de la Paz, en el que permaneció hasta su fallecimiento el 8 de abril de 1973 en Notre-Dame-de-Vie (Mougins, Francia) a los 91 años.

Desde el Consejo Español en Defensa de la Solidaridad y la Paz rendimos homenaje a uno de nuestros ilustres conciudadanos que nos predecieron en la lucha por la Paz y la Solidaridad en el Mundo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

  • "Si sientes el dolor de los demás como tu dolor, si la injusticia en el cuerpo del oprimido fuere la injusticia que hiere tu propia piel, si la lágrima que cae del rostro desesperado fuere la lágrima que también tú derramas, si el sueño de los desheredados de esta sociedad cruel y sin piedad fuere tu sueño de una tierra prometida, entonces serás un revolucionario, habrás vivido la solidaridad esencial".
  • "Paz en todos los hogares. Paz en la tierra, en los cielos, bajo el mar, sobre los mares." Rafael Alberti.
A %d blogueros les gusta esto: