Las Torturas y malos tratos a los detenidos palestinos


“Se entenderá por el término “tortura” todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que ella u otra persona haya cometido, o se sospeche que ha cometido, de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia “. (1)

Tortura el 6 de septiembre de 1999: el Tribunal Superior de Justicia de Israel resolvió prohibir el uso de la tortura durante los interrogatorios. Una aparentemente considerable victoria de los defensores de derechos humanos, pero se demostró más tarde a través de la práctica, que no es aplicable a los “presos por seguridad” palestinos. De hecho, el fallo no prohibía explícitamente la utilización de la tortura, sino más bien permitía que los métodos de interrogatorio como la “presión física moderada” – en general considerada como tortura – puedan utilizarse ante la “necesidad de defensa” y en situaciones en que un detenido es considerado una “bomba de tiempo”. En algunos casos, los detenidos han muerto bajo custodia como resultado de la tortura.

Confesiones obtenidas a través de estas prácticas son admisibles en las cortes y / o los tribunales militares (2). En la práctica, los detenidos palestinos son sometidos a tres tipos de tortura: Rutina: privación del sueño, manos atadas con esposas de plástico muy apretadas para cortar la circulación, golpes, bofetadas, patadas, amenazas físicas y psicológicas y la humillación; Métodos especiales (utilizados en casos [llamados] “bomba de tiempo”): Shabah (abuso de posición), en el que los detenidos son amarrados a una silla en posiciones dolorosas, presión en diferentes partes del cuerpo, sacudidas violentas después de ser engrillados por un largo tiempo, estrangulación y otros medios de asfixia, tirones del pelo, humillaciones múltiples; Dentro de las celdas: privación del sueño, exposición a temperaturas extremas, exposición prolongada y continua a luz artificial, confinamiento solitario, gases lacrimógenos lanzados dentro de las celdas, condiciones inhumanas de detención.

Como Israel puede “legalmente” retener a los detenidos en régimen de incomunicación durante un máximo de dos meses, los interrogadores de la Agencia de Seguridad Israelí (ISA) son capaces de utilizar métodos de tortura con impunidad. Si se presenta una denuncia, las investigaciones son confidenciales y dirigidas por un agente de ISA bajo la autoridad del Fiscal del Estado. Ningún agente ha sido acusado desde que la responsabilidad de las investigaciones fue transferida al Ministerio de Justicia en 1994.

El interrogatorio bajo las normas militares israelíes: un palestino puede ser detenido por un máximo de 8 días sin que el ejército israelí informe al detenido las razones de su detención y sin ser llevado ante un juez. Entre abril y junio de 2002, este periodo de tiempo fue llevado por la orden militar israelí 1500, a 18 días. A continuación o durante los 8 días de detención, el detenido es enviado a un centro de interrogatorios, acusado de un delito, se le aplica una orden de detención administrativa, o es liberado. De acuerdo a la ley marcial, las autoridades de seguridad pueden prohibir a un detenido reunirse con un abogado por un plazo de hasta 90 días.

Esta prohibición también se puede aplicar a la reunión con representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC), que están autorizados por los acuerdos internacionales a visitar a los detenidos palestinos que se encuentran bajo interrogatorio. Así, el detenido palestino puede ser completamente desconectado del mundo exterior durante un tiempo prolongado. A la llegada a un interrogatorio y un centro de detención el detenido es puesto en una celda o llevado directamente a interrogatorio.

Durante el período de interrogatorios, él / ella es a menudo objeto de algún tipo de trato, físico o psicológico, cruel, inhumano, y degradante.

Addameer recibe numerosos informes del continuo uso de técnicas abusivas empleadas contra los palestinos durante los interrogatorios. Estas técnicas incluyen: uso excesivo de vendas en los ojos y esposas/grilletes; bofetadas y patadas; privación del sueño y confinamiento solitario; negación de alimentos y agua durante largos períodos de tiempo; denegación de acceso a los baños [inodoros] y a duchas o cambio de ropa durante días o semanas de exposición al frío o calor extremos; gritos y exposición a fuertes ruidos llamando a los miembros de la familia o alegando que miembros de la familia han sido arrestados – como medio de presión, exposición a luz brillante, insultos y humillaciones (utilizado principalmente con las mujeres) y numerosos tipos de amenazas: de demolición de viviendas, de abuso sexual (especialmente utilizado con las prisioneras), de arresto de miembros de la familia, de colocarlos en la celda de un colaborador.

Detención secreta “Centro 1391”

En 2003, Israel admitió haber tenido al menos un centro de interrogatorios secretos (conocido como “Centro 1391”) que cae bajo la responsabilidad de la ISA. No se identifica en los mapas, por lo que su ubicación exacta se desconoce. Ni siquiera en fotografías aéreas figura el sitio de este centro. Se supone que se encuentra dentro de una base militar fuera del territorio ocupado en 1967 y que se encuentra bajo la responsabilidad de la unidad 504 de la inteligencia militar. A los detenidos no se les dice dónde han sido detenidos. La asesoría legal para defendidos específicos puede, previa solicitud, saber de la detención de su defendido en el centro, pero permanecen en la oscuridad acerca de su ubicación [del centro].

Los interrogatorios en este centro se presume que emplean medidas extremas que ascienden a la tortura y los malos tratos. Las condiciones de detención son denunciadas por los ex detenidos del centro, éstas incluyen privación sensorial, períodos frecuentes y prolongados de aislamiento y la negación de condiciones sanitarias básicas.

El ICRC no tiene acceso a este centro. Es posible que haya estado en funcionamiento por aproximadamente 25 años desde que se creó. Incluso aquellos en los sistemas políticos y militares más altos en Israel afirman no tener idea de lo que ocurre dentro de este centro.

Sanciones disciplinarias adoptadas contra los detenidos palestinos

El Servicio de Prisiones de Israel (IPS) impone severas penas a los prisioneros en respuesta a huelgas, protestas o desobediencia, como la ausencia de prisioneros en el conteo de la mañana o la noche o rehusarse a buscar. Los castigos incluyen: impedir a los detenidos la compra de artículos del comedor y recibir compensación monetaria por un período de seis meses; imponer el confinamiento solitario por largos períodos como sanción disciplinaria. La imposición de castigos colectivos, como si se tratara de una falta individual; la confiscación de efectos personales, incluidos los dispositivos electrónicos; impedir a los detenidos continuar su educación -si están matriculados en la Universidad Abierta de Israel; privarlos de su tiempo de recreo; cortar el agua y la electricidad; congelar cuentas especiales de los detenidos en el comedor. Irrumpir en las habitaciones y abrir fuego al aire, realizar búsquedas bien entrada la noche; impedir a los detenidos enfermos tomar los medicamentos; imponer multas a los detenidos; impedir a los detenidos realizar la oración del viernes en grupo [el viernes -en árabe: juma’=reunión-, para los musulmanes es el día de la oración comunitaria]; negar las visitas de familiares durante períodos prolongados; en un incidente ocurrido el 22 de octubre de 2007 en la prisión de Negev (Ketziot), una unidad de guardias armados irrumpieron en un sector provocando la muerte del detenido Mohammad Al-Ashqar e hiriendo a 300 detenidos con diversos grados de gravedad.

Las fuerzas armadas utilizan balas de goma, bombas de gas-pimienta, y cachiporras [palos]. El confinamiento solitario es considerado por organizaciones de derechos humanos como una forma de castigo cruel, ésta es una práctica común durante los interrogatorios, normalmente empleado inmediatamente después de la detención y se utiliza como método para obligar a los prisioneros a confesar. Puede ser impuesto por unos días o durante meses. También es la práctica más común para castigar a los prisioneros y se aplica típicamente por un período de 7 días, pero puede prolongarse hasta un máximo de 14 días.

El IPS lo usa como una respuesta disciplinaria a 41 diferentes faltas disciplinarias. Los detenidos en régimen de incomunicación [confinamiento solitario] sufren condiciones muy duras y están completamente aislados del mundo exterior. Sus celdas están dotadas de un colchón y mantas que están a menudo según se informa, sucios y / o no proporcionan suficiente protección contra el frío. Televisores, libros y periódicos no están permitidos. Los baños están usualmente ubicados afuera.

Aislamiento

Aunque las condiciones en las celdas de aislamiento son similares a las de las habitaciones regulares –[éstas] con acceso a un aparato de TV y radio- los prisioneros están recluidos en soledad la mayor parte del día. (3) Se les permite salir de su celda sólo una vez al día, por sólo una hora en el tiempo de recreo en el que no ven ni interactúan con otros prisioneros. Los prisioneros aislados están encerrados en celdas no mayores de 3 x 3,5 metros, que generalmente incluyen una ducha y un inodoro. Una ventana de 50 x 100 cm suele estar presente, pero no permite suficiente luz natural o aire fresco. Los prisioneros aislados se sirven las comidas a través de una abertura en la parte inferior de la puerta de hierro de la celda. Como resultado, en la mayoría de los casos, no pueden hacer contacto visual con los demás presos en el pabellón de aislamiento o con los guardias. A diferencia de la incomunicación, el aislamiento no se aplica como una medida punitiva. Más bien, el IPS lo define como una “prevención”.

Addameer y Médicos por los Derechos Humanos han documentado casos de prisioneros detenidos en aislamiento durante cinco meses a 23 años (4).
Con mayor frecuencia, los presos están aislados por dos razones: por razones de seguridad del estado o de la prisión y por razones de salud mental.

El último grupo de prisioneros incluye a aquellos que son considerados un peligro para ellos mismos y / o de otros detenidos debido a un historial de enfermedad mental. Los servicios de salud mental en las cárceles israelíes sin embargo, consisten sólo en medicación y no están apoyados con sesiones de terapia. La mayoría de los médicos y psiquiatras del IPS no hablan árabe lo que hace que la comunicación con el paciente sea no sólo difícil, sino que también conduce a la desconfianza significativa en la relación. A diferencia de los criminales israelíes detenidos en aislamiento, los palestinos “prisioneros por seguridad” no tienen derecho a las visitas de trabajadores sociales o voluntarios de Cruz Roja. Todas las comunicaciones, incluidas las visitas de la familia, si se llevan a cabo -muchos familiares están impedidos de recibir los permisos [de visita] por motivos de seguridad- se produce a través de un [panel] divisor, que sólo exacerba el aislamiento de los presos y, en consecuencia tiene un efecto perjudicial sobre su bienestar físico y mental.

Para muchos de los detenidos aislados, los guardias de la prisión son los únicos a quienes ven por períodos prolongados de tiempo.


Notas:

Los textos entre “[ ]”, son notas del traductor.
1 Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Castigos Crueles, Inhumanos o Degradantes (1984), Artículo 1
2 Addameer, Asociación de apoyo a los prisioneros y los Derechos Humanos, informe: “Violaciones contra detenidos palestinos, 2007”, diciembre de 2008
3 A veces los prisioneros pueden ser mantenidos en aislamiento conjunto con otra persona en la celda
4 Médicos por los Derechos Humanos y Addameer, (2008) “Los Sonidos del Silencio: El aislamiento y confinamiento solitario de los palestinos bajo arresto israelí”, julio de 2008

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

  • "Si sientes el dolor de los demás como tu dolor, si la injusticia en el cuerpo del oprimido fuere la injusticia que hiere tu propia piel, si la lágrima que cae del rostro desesperado fuere la lágrima que también tú derramas, si el sueño de los desheredados de esta sociedad cruel y sin piedad fuere tu sueño de una tierra prometida, entonces serás un revolucionario, habrás vivido la solidaridad esencial".
  • "Paz en todos los hogares. Paz en la tierra, en los cielos, bajo el mar, sobre los mares." Rafael Alberti.
A %d blogueros les gusta esto: